jueves, 15 de septiembre de 2016

Homenaje al Dr. Eduardo Almeida Acosta. Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social y Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Conferencia Magistral: Comunidad: Interacción, conflicto y utopía
Dr. Eduardo Almeida Acosta
IV Congreso Iberoamericano de Pedagogía Social
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla


Luis Miguel Mendoza

Muy buenas tardes a todos los presentes. Mi nombre es Luis Miguel, soy de la comunidad de San Miguel Tzinacapan donde Eduardo trabajó mucho tiempo. Gracias a la memoria colectiva podemos rescatar esas historias de un esfuerzo muy grande de la comunidad. Hablando un poco de la utopía, Eduardo Galeano dice que la utopía está en el horizonte; camino dos pasos y ella se aleja dos pasos y corre diez pasos adelante. Entonces ¿Para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

Las nuevas generaciones de jóvenes que seguimos activos en nuestras comunidades para trabajar por el bien común, reconocemos el gran trabajo y los logros compartidos en Tzinacapan. A través de las historias que escuchamos de nuestros abuelos y nuestras abuelas fuimos conociendo su valor, nos queda la fe y la resistencia compartida, y reconocemos una vez más los frutos que hoy por hoy seguimos gozando: proyectos educativos alternativos, que nos llenan de ánimo y visión que nos hacen partícipes de innumerables eventos que nos permiten pensarnos y re-pensarnos como masehuales consientes de nuestro territorio y de nuestras prácticas.

Agradezco profundamente su valiosa contribución que sin duda alguna nos ha impactado de manera positiva en la memoria colectiva como fe y testimonio de un gran trabajo, de mucho esfuerzo, que no se olvida y que continúa en la memoria de nuestros abuelos y en la práctica de nuestras nuevas generaciones.

Miak Tasojkamatik

Muchas gracias. 


Trayectoria del Dr. Eduardo Almeida.

Licenciatura en Psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Maestría en Psicología del Trabajo en la UNAM.
Doctorado en Psicología Social en Cornell University, Ithaca, Nueva York.
Su tesis doctoral fue dirigida por Urie Bronfenbrenner, el teórico de la Ecología del Desarrollo Humano.
Post doctorado en Cornell University, Ithaca, Nueva York, con una Beca Fullbright

Fue profesor de la UNAM, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y actualmente es profesor-investigador en la Universidad Iberoamericana Puebla en el Departamento de Ciencias de la Salud.

Dentro de su vasta obra publicada se encuentran 8 libros, numerosos capítulos de libros y artículos en revistas científicas. Entre sus trabajos más recientes está el libro Comunidad: Interacción, conflicto y utopía. La construcción del tejido social.
En 2010 fue el organizador de la 3a. Conferencia Internacional de Psicología Comunitaria en la Universidad Iberoamericana de Puebla, que contó con participantes de 40 países.

Eduardo trabajó y vivió, con su esposa y su hijo, durante 13 años en una comunidad indígena en la Sierra Norte de Puebla, en donde él y su esposa detonaron un proceso comunitario intercultural y de transformación social. Eduardo articulaba su vida y trabajo en la comunidad con sus cursos de doctorado en la UNAM. Dedicó gran parte de su tiempo a la formación de investigadores indígenas en el Centro de Investigación de PRADE, la ONG que crearon él, su esposa y otros compañeros. Su perseverancia y  tesón lo convirtieron en un sostén fundamental de muchos de los procesos sociales hasta la fecha. 

A lo largo de trayectoria ha recibido numerosos reconocimientos, entre ellos destacan los siguientes:

·         En 1980 recibió la medalla Wilhelm Wundt en el XII Congreso Mundial de Psicología que tuvo lugar en Leipzig, en la entonces República Democrática Alemana.
·         En 2005 recibió en Washington el Internacional Humanitarian Award de la  American Psychological Association, siendo el primer mexicano que recibe una distinción de esa Asociación.
·         En 2005 fue galardonado con el premio que otorga el Consejo Nacional de Enseñanza e Investigación en Psicología de México por sus aportaciones en la investigación de la psicología en México.
·         En 2013,  la Facultad de Psicología de la UNAM le entregó un reconocimiento especial por ser uno de los pioneros de la Psicología Comunitaria en México.
·         En 2014 fue reconocido con un homenaje en la 5a. Conferencia Internacional de Psicología Comunitaria que tuvo lugar en Fortaleza, Brasil.

En un homenaje con motivo de la celebración de sus 70 años, se recibieron una gran cantidad de testimonios de los que rescatamos algunos:

"Para nosotros los indígenas, la expresión más grande de su preocupación por los agravios que históricamente hemos padecido es que concibiera la creación de una organización que hiciera posible enfrentar organizadamente las violaciones a los Derechos Humanos pues desde siempre, en estas tierras, la ley había sido inexistente". (Francisco Sánchez, San Miguel Tzinacapan).

“Es uno de esos raros universitarios que conozco en el mundo, que vincula su especialidad con el mundo en su pasado y en su devenir y para quienes la alianza entre el decir, el hacer y el ser están presentes en lo cotidiano de manera fuerte y luminosa". (Michel Bernard. Universidad de París, Sorbona).

"Eduardo Almeida Acosta ha trabajado durante décadas en un medio difícil con paciencia y con gran calidad profesional. Es y seguirá siendo para nosotros un ejemplo de lo que es un académico de verdad. (Davydd J. Greenwood, Director, Institute for European Studies, Cornell University).

"El Dr. Almeida es un protagonista de la Psicología Social en México, en América Latina  y en el mundo.  Sus aportes desde la praxis son importantísimos, su inmersión metodológica es relevante, su autenticidad, compromiso y nivel de implicación social son  ejemplo de cómo hacer y vivir la profesión. Así lo creemos muchos  de sus alumnos y colaboradores que agradecidos estamos por lo que no ha  compartido y nos seguirá compartiendo. (Mario Carranza, Universidad Autónoma de Sinaloa, México).

La Psicología Social en México puede estar orgullosa por tener a Eduardo  Almeida. (Yulia Solovieva y Luis Quintanar, BUAP, México).
           
"....No sólo sobresales en la reflexión teórica y en la acción transformadora, sino que también sobresales en combinarlas para que se fecunden mutuamente" (Maxime Haubert, ex-director del Instituto de Estudios del Desarrollo Económico y Social (IEDES). París (Sorbona).

Te caracteriza "esa rara cualidad de combinar lo humano con la ciencia". (Ma. Asunción Lara, Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente, México).

"Sí, te imagino como un Erasmo de Rotterdam contemporáneo, viviendo el cristianismo que otros predican, practicando las virtudes sobre las que otros pontifican, ejerciendo la excelencia académica que juntas y comités institucionales llevan años preguntándose cómo lograr". Dr. Frank Loveland (México).

"Gracias Eduardo por tu gratuidad y pasión por acompañar a los investigadores". (Carmen María Priante, México).

"Estoy muy orgulloso de haberme encontrado contigo como un autor sobresaliente de nuestra International Journal of Action Research por tu trabajo guiado por valores de democracia participativa, autodeterminación y liberación de los excluidos, Werner Fricke, Instituto para la Cooperación Regional, Wieren, Alemania).
"Nunca trabajé cercanamente con alguien cuya devoción hacia los deberes humanitarios fuera mayor que el que constaté en Eduardo. (Richard Darlington, Cornell University).
Su hijo Eduardo José dice: "Es el único psicólogo del Sistema Nacional de Investigadores que conozco que se dedica a simplemente resolver cuanto problema se le ocurre a la realidad presentable, desde empedrar comunidades tras una helada que destruye sus cafetales e instalar sistemas de agua potable en medio de las montañas, o comprar una barranca para salvar de la basura la fuente de agua de varias comunidades, hasta iniciar un movimiento regional de Derechos Humanos. Fue él el que me enseño que se puede sobrevivir a la noche y a la lluvia, el que me enseñó a caminarlas, y que para caminarlas sólo se necesitan una lámpara y un paraguas. Es uno de los pocos que son capaces de vivir una convicción ética constante, sistemática, metódica y exhaustiva, pero sobre todo, con una dignidad que nos contagia y nos confronta".


 Testimonios de San Miguel Tzinacapan 


Saúl Miranda Ramos
Para nosotros los Masehuales, los Náhuas de Cuetzalan, en general a todos los Náhuas, nos dejaron un hermoso testamento en el códice Florentino. Cito un fragmento:

“Otra vez será así, otra vez serán así las cosas, en otro tiempo, en otro lugar. Lo que se hacía hace mucho tiempo y que ahora ya no se hace, otra vez se hará. Otra vez será así, como fue en tiempos muy lejanos. Los que viven hoy otra vez vivirán, otra vez serán”.

Es por ello, que el día de hoy le traemos como presente una pequeña corona, así le llamamos en nuestras tierras. Una corona que es elemento de espiritualidad, de sanación, de oración, de comunicación entre lo terrenal y nuestros dioses y las dimensiones como el Ilhuikat, el Taltikpak, el Talokan. Estas son unas valiosas joyas que nos han heredado y que ahora tenemos el compromiso de seguir atesorando. Con esta corona queremos decirle que amamos su existencia.

Usted y su equipo, usted y la Dra. María Eugenia Sánchez, a quien saludo con mucho respeto y con mucho cariño, han sido también protagonista de nuestra historia como pueblo Náhuat. Nos han ayudado a re-valorar, a no olvidar, a recordar lo sagrado del talokan, de nuestros montes, de nuestros cerros, de nuestra agua, de nuestro fuego y de nuestro viento.

Gracias por co-existir con nosotros. 


Palabras de agradecimiento al recibir el Reconocimiento por parte de la SIPS
 y la BUAP por mi trayectoria académica.
  
Es siempre algo desconcertante recibir un reconocimiento personal por parte de hermanas y hermanos, porque así considero a los que ahora me lo hacen. Es desconcertante porque estos reconocimientos personales, así es mi caso, me lo hacen personas muy queridas con las que he vivido y trabajado en momentos de mi trayectoria, y con las que he logrado comunitariamente realizaciones fecundas en medio de este contexto histórico infernal. Juntos hemos aprendido la maravilla de cómo gente corriente vive y muere, se acepta a sí misma y contribuye con su franqueza natural a la frescura del mundo en medio de la basura comercial y violenta que nos rodea. En la experiencia que tengo de mí mismo, considero que he vivido y que me he enriquecido de tantas amistades cómo para que ya fuera sabio si fuera más humilde. Celebro pues con ustedes la vida. La gracia de convivir, la fuerza de compartir y la ternura de cuidar.

Eduardo Almeida Acosta.
Paraninfo de la BUAP.
29 de octubre 2015.


No hay comentarios:

Publicar un comentario