jueves, 15 de septiembre de 2016

RED DE ESCUELAS SUSTENTABLES en la Sierra Nororiental de Puebla

Saúl Miranda Ramos
Enseña por México

La tierra. Es mucho y es nada a la vez. Depende desde donde se quiera mirar y cómo se quiera entender. Para algunos es algo sucio de tocar, algo contaminado, desagradable y símbolo de pre-modernidad. Para otros, la tierra es nuestra madre, de la cual nacimos, que nos alimenta y a la cual volveremos. Es la vida. En la cultura Náhuat[1] de la Sierra Nororiental de Puebla tenemos una relación muy estrecha con ella y forma parte importante de nuestro entender el universo al lado del fuego, el agua y el viento. Algunos habitantes se han sentido tristes cuando sus maestros han restado importancia a los elementos constitutivos del existir.

“ …. La razón es que casi nunca hablan del campo. Siempre hablan de que uno debe ser mejor, estudiando más para que el día de mañana sea uno el que ayude al pueblo a superarse. Al oír esta clase de lenguaje, de niños pensamos que debemos estudiar, superarnos y ser como los maestros, ya no volver al campo. Esto hace que uno se sienta mal y se refugie uno en la soledad por no seguir estudiando. Se vuelve solitario, no puede hablar porque todo lo que uno oye en la escuela y aprende no sirve en el momento en el que se empieza a vivir en la realidad. En la escuela no solo uniforman en la forma de vestir, sino en la forma de pensar que al final poco sirve porque choca con nuestra forma cultural” (Chávez Tomás, Ismael en Almeida y Sánchez 2001)[2].

Compañeros y compañeras, hoy estamos frente a una gran oportunidad de ser más sensibles a la realidad cultural de nuestra patria y trabajar la tierra al lado de nuestros estudiantes; de establecer un verdadero diálogo intercultural de saberes, donde todos aprendamos de todos. Que los estudiantes y las comunidades aprendan de las tecnologías y la ciencia que los PEM saben poner en práctica; pero que también los PEM aprendan y reciban los vastos conocimientos que las comunidades tienen para ofrecernos. Sólo respetando nuestros saberes y estando abiertos al aprendizaje es que podremos co-exisitir con dignidad.




[1] Variante de la Sierra Nororiental de Puebla.
[2] ALMEIDA ACOSTA, EDUARDO Y SÁNCHEZ DÍAZ DE RIVERA, MARÍA EUGENIA. (Coords.) (2001). Conocimiento y Acción en Tzinacapan; Autobiografías Razonadas. Puebla; Universidad Iberoamericana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario